La reducción de jornada por cuidado de hijos o familiares

La reducción de jornada por cuidado de hijos puede solicitarse en distintos supuestos legales, para favorecer el plan de conciliación laboral. Muchos profesionales tienen miedo de solicitar la reducción de jornada por cuidado de familiares por si esto supone un problema para la conservación de su puesto de trabajo, y no son conscientes de este derecho en caso de necesidad de cuidado de familiares. Sin embargo, si llegados a ese momento la empresa despide al trabajador sin ningún motivo claro o evidente, siempre podrá solicitar la correspondiente indemnización por despido improcedente.

Jurisprudencia en la reducción de jornada por cuidado de hijos

Las últimas sentencias de la Audiencia Nacional (AN) en relación a la reducción de jornada por cuidado de hijos, basadas en el art. 37. 6 del Estatuto de los Trabajadores, ratificaron que los trabajadores podían elegir cómo distribuir la jornada reducida, al margen de la reforma laboral de 2012 que establecía concreción dentro de la jornada ordinaria "diaria".

El supuesto de hecho vino referido al caso de una trabajadora de un contact center,  que solicitó una reducción de jornada por cuidado de hijos pero se organizó el horario sin trabajar los fines de semana (algo que en principio, a través de su contrato quedaba obligada).

La AN entendió que el convenio colectivo del sector laboral, establecería los criterios oportunos para concretar el horario de la reducción de jornada, respetando siempre los derechos de conciliación del trabajador, de acuerdo a su vida laboral, familiar y personal.

Por ello, si el empleado no podía mantener el horario de trabajo común, la empresa debería adaptarlo a la nueva situación.

Requisitos para solicitar una reducción de jornada por cuidado de un familiar

Existen una serie de supuestos en los que el profesional puede llegar a solicitar una reducción de jornada:




Para el cuidado de hijos en situación de discapacidad psíquica, física, sensorial que no se encuentren en situación de desarrollar una actividad económica retribuida.

En el caso de hijos menores de 12 años, de acuerdo a la modificación que ha sido introducida en el artículo 37.5, comprendido en el Estatuto de los Trabajadores siguiendo el Real Decreto-ley 16/2013, de 20 de diciembre.

Tras el nacimiento de hijos prematuros o que por causa de salud se vean obligados a permanecer hospitalizados tras el parto, existirá la posibilidad de reducir la jornada laboral hasta 2 horas como máximo, con disminución proporcional del salario.

Para el cuidado de un familiar hasta segundo grado de consanguinidad o afinidad, que por motivos de edad, enfermedad o accidente, ya no pueda valerse por sí mismo y no pueda realizar una actividad profesional retribuida.

¿Cómo justificar la reducción de jornada por cuidado de un familiar?

Muchos trabajadores tienen dudas a la hora de justificar la reducción de jornada por cuidado de un familiar, cuando éste todavía puede valerse mínimamente por sí mismo, y no se encuentra en una situación de incapacidad total.

Sin embargo, el art.37.5 del Estatuto de los Trabajadores establece con claridad que todo aquel profesional, que por razones de guarda legal tenga a su cuidado directo a una persona persona con discapacidad que no desempeñe actividad remunerada o un menor de 8 años, tendrá derecho a la reducción de jornada por este motivo.

No obstante, también podrán solicitarla los trabajadores que deban estar a cargo del cuidado de un familiar directo, hasta segundo grado de afinidad o consanguinidad, que por motivos de enfermedad, accidente o edad, no pueda valerse por sí mismo, siempre que se mantenga el condicionante de no realizar una actividad retribuida (al margen de prestaciones del tipo jubilación, subvenciones y ayudas etc.).