¿Tienen derecho a paro los empleados del hogar?

En primer lugar, para saber si tienen derecho a paro los empleados del hogar, debemos tener claro a quién se le considera un empleado del hogar y a quién no, ya que de ésto va a depender la posibilidad de pedir una prestación por desempleo. Así pues debemos diferenciar entre un empleado del hogar, de un trabajador de la limpieza o un cuidador profesional. Para ello debemos saber que el empleado del hogar ha sido contratado directamente por el dueño del hogar dónde se va a realizar el trabajo, y éste consiste en realizar las tareas domésticas, estar al cuidado del hogar, de los niños o personas mayores, incluso se puede hacer labores de jardinería, conductor, etc. En cambio un trabajador de la limpieza será contratado a través de una ETT, o de otro tercero, pero no directamente por el dueño del hogar. Los cuidadores profesionales de personas con dependencia, tampoco deben confundirse con las empleadas domésticas.

Derecho a la prestación por desempleo de los empleados del hogar.

Derecho a paro para los empleados del hogar

Una vez ya tenemos claro a quién se le considera empleado del hogar, debemos saber que en el Sistema Especial de los Empleados del Hogar, no se cotiza para el desempleo, pero si para la asistencia sanitaria por accidente, enfermedad y maternidad, y también para la jubilación. Por lo que las prestaciones contributivas que se pueden recibir son las prestaciones por maternidad y paternidad, y la pensión de jubilación, pero no la prestación por desempleo.

Por eso, en caso de que la duración del contrato de servicio doméstico haya finalizado, la persona trabajadora se verá en situación de desempleo sin derecho a paro, a no ser que se den una serie de condiciones que detallamos a continuación.

Empleados del hogar sin derecho a paro

Como hemos visto con anterioridad, las empleados del hogar no tienen derecho paro. Pero en el caso de que tengan cotización acumulada de otros trabajos, al perder el trabajo de empleado del hogar se puede pedir el paro por los empleos anteriores. En caso de que no hayan empleos anteriores que sí daban derecho a paro, es posible pedir unas ayudas especiales, llamadas “rentas de integración“. Aunque la realidad es que este tipo de ayudas tienen una tramitación muy lenta debido a la falta de recursos.